Lo imprescindible de Reykjavik

Reykjavik puede ser conocido como punto de partida para disfrutar de los impresionantes fenómenos naturales de Islandia, pero vale la pena explorar la capital en cualquier viaje a la nación isleña. Pasa el tiempo en el centro de Reykjavik, conocido por sus fiestas nocturnas; admira la Iglesia de Hallgrímur, diseñada para imitar la roca basáltica que se encuentra en todo el país; o compra a lo largo de la calle Laugavegur, una zona mayormente peatonal repleta de objetos de colección de alta gama, artículos de lana y boutiques minimalistas.

Conoce la historia de Islandia

Saga museum

Los numerosos museos de Reykjavik ofrecen una visión de la fascinante historia nórdica del país. Empieza en el Saga Museum para conocer de forma interactiva cómo lucharon y se dieron un festín los vikingos, admira figuras de cera que representan varias escenas de los primeros tiempos de los colonos (alrededor del año 874 d.C.). La exposición permanente del Museo Nacional, Historia y Patrimonio, exhibe más de 2.000 objetos desde el siglo IX hasta la actualidad. Y para una experiencia aún más tangible, los actores en vivo en el Museo de la Ciudad de Reykjavik – Arbaejarsafn – ofrecen una visión de cómo vivían los residentes en los viejos tiempos. Es el museo al aire libre más grande de Islandia, y traza el desarrollo de Reykjavik e Islandia desde sus comienzos hasta la actualidad.

Ir de compras al centro de la ciudad

Sería fácil comprar un clásico suéter nórdico de lana -llamado lopapeysa en islandés- y dar por terminado el día, pero te estarías perdiendo la vibrante escena de la moda y de diseño del país. Pasa el tiempo paseando por Laugavegur en Rekyjavik, la calle principal de la capital, y verás diseños minimalistas de joyería inspirados en la naturaleza en Aurum; ropa de punto hecha artesanalmente en Geysir; y productos eclécticos para el hogar en Myconceptstore, una tienda pionera en la red que abrió su primera tienda de ladrillos y mortero en Islandia. Los viajeros de aventura en particular deberían dedicar tiempo a 66 Degrees North, la respuesta elegante y práctica de Islandia a North Face. El proveedor de equipo para exteriores comenzó a equipar a los pescadores en 1926; hoy en día, más del 90 por ciento de los residentes de Islandia confían en la marca para mantenerlos elegantes, calientes y secos en los elementos impredecibles de la isla.

Relájate en la Blue Lagoon

blue lagoon Islandia

Aunque la Laguna Azul no está situada dentro del área de la ciudad de Reykjavik, esta atracción es una necesidad absoluta de visitar cuando se viaja dentro o fuera de Reykjavik. Las aguas termales ricas en minerales son siempre perfectas a 40 grados centígrados, y se dice que la sílice y las algas que colorean el agua mejoran la piel e incluso curan la psoriasis. La Laguna Azul está a unos 30 kilómetros de Reykjavik, a una hora en coche dependiendo del tráfico.

Fiesta hasta el amanecer

La ciudad de Reykjavik es conocida por su colorida y entretenida vida nocturna. Ten en cuenta que en Islandia, la fiesta comienza bastante tarde, los bares/clubes se llenan después de la medianoche. La gente a menudo comienza la reunión de la tarde en la casa de alguien antes de ir al centro. Hay innumerables bares, discotecas, pubs y restaurantes nocturnos en la capital de Islandia, puedes pasar toda la noche visitando diferentes lugares.

Ver ballenas

ballenas Islandia

Para una emocionante aventura marina, debes probar uno de los muchos tours de avistamiento de ballenas que están disponibles desde Reykjavik. El océano alrededor de la ciudad es un hábitat natural para muchos tipos de ballenas , también te puedes encontrar a menudo delfines y focas. Los tours también pasan por la Isla Puffin. La temporada de avistamiento de ballenas va desde finales de marzo hasta finales de octubre. Otra opción emocionante es pescar tu propio pescado fresco en un crucero de pesca con caña, que ahora es ofrecido por algunos de los operadores de barcos.

Comer en el Perlan (La Perla)

El punto de referencia de Reykjavik, el Perlan, es una pieza arquitectónica única, construida en 1988. Encima de los grandes depósitos en los que se almacena agua caliente natural para calentar la ciudad, se ha construido una cúpula de cristal: bajo la cúpula hay un restaurante giratorio que sirve buena cocina. La cúpula también tiene una cafetería, mientras que en el exterior hay un mirador con hermosas vistas panorámicas de 360 grados de la ciudad y sus alrededores. El acceso al mirador es gratuito. Lo que se traduce en una gran oportunidad de hacer fotos.

Subida a la cima de la iglesia de Hallgrímur (Hallgrímskirkja)

hallgrimskirkja

La iglesia de Hallgrimskirkja se puede ver desde casi cualquier lugar de la ciudad. Es probablemente el edificio más controvertido de Islandia. Su campanario se eleva por encima de todos los demás edificios de Reykjavik y la iglesia puede albergar a más de 1.000 fieles a la vez. Lleva el nombre del poeta islandés Hallgrimur Petursson, y el terreno también alberga una estatua del primer vikingo que descubrió América, Leifur Eiríksson. La Nave está abierta al público todos los días; puedes comprar una entrada para visitar la cima de la torre y disfrutar de vistas aéreas de la ciudad.

Coge un bote a la isla Videy

Videy Island

La Isla Videy de Reykjavik es un sitio único que combina historia, cultura y naturaleza, y está a solo unos minutos en barco. Videy fue habitada hasta los años 40 y es aquí donde se encuentra Videyjarstofa, el edificio de piedra más antiguo de Islandia construido para el Alto Sheriff en 1752. Hay senderos para hacer senderismo alrededor de la isla, que es conocida por su variada avifauna. En la isla se han contado al menos 30 especies de aves reproductoras. Videy también habita en interesantes obras de arte escultórico.

Disfruta de la escultura de Waterfront & Sun Voyager

Sun Voyager Sculpture

Reykjavik está rodeado por el océano, y los senderos frente al mar son perfectos para un relajante paseo, para montar a caballo, montar en bicicleta o patinar. La costa norte de la ciudad es una zona muy popular, con vistas a la montaña emblemática de Reykjavik, el monte Esja. La llamativa escultura Sun Voyager de Jon Gunnar Arnason se encuentra aquí. Es una enorme escultura de acero con forma de barco vikingo. Debes pararte junto a esta escultura al amanecer o al atardecer, en cualquier época del año, y disfrutarás de un momento inolvidable.